Saltar al contenido

Beneficios y propiedades dela rosa mosqueta

planta rosa mosqueta

El aceite de rosa mosqueta se extrae de las semillas de los frutos de dos especies de rosales silvestres, Rosa aff. rubiginosa L., también denominada Rosa eglanteria L. y, en ocasiones, a Rosa moschata Herrm.

La planta de la rosa mosqueta es un arbusto originario de Europa Central que era muy apreciado porque con la pulpa de sus frutos se elaboraban confituras que ayudaban combatir el escorbuto, mientras que la infusión de rosa mosqueta tiene propiedades astringentes notables.

El uso medicinal de la rosa mosqueta fue la causa de su introducción en otros continentes. En América, Chile resultó ser el territorio donde mejor se asentó la planta, hasta el punto de que se dice que allí se produce el mejor aceite de rosa mosqueta del mundo.

El aceite puro de rosa mosqueta

Los frutos de las plantas de rosa mosqueta eran conocidos desde hace siglos por sus propiedades alimenticias y medicinales, pero las semillas de dichos frutos son tóxicas. No obstante, por su elevado contenido en aceites, a alguien se le ocurrió preparar aceite de rosa mosqueta, es decir, aceite de las semillas de los frutos, para usar en el cuidado de la piel. Y fue todo un descubrimiento.

El aceite puro de rosa mosqueta es rico en betacaroteno, vitamina C, ácido transretinoico, taninos y flavonoides. Eso lo sabemos ahora, pero sí se supo hace tiempo que si se aplicaba aceite de rosa mosqueta puro en heridas, quemaduras o cicatrices, estas cicatrizaban mucho mejor en cuanto a tiempo y a regeneración de la piel.

La consecuencia es que las personas que vivían en zonas donde crecía la planta de rosa mosqueta aprovechaban no solo los frutos y los pétalos, sino también las semillas. Hablamos de una planta que crece en algunos ambientes angostos, donde la piel de la población se ve sometida a condiciones poco adecuadas pero no hay muchas opciones para protegerlas.

En la segunda mitad del siglo XX se despertó el interés por analizar las plantas medicinales y aislar los principios activos para discernir cuáles eran interesantes para la industria farmacéutica. Todavía no se conocían los antioxidantes, pero sí se comenzó a probar el aceite de rosa mosqueta en el tratamiento de cicatrices quirúrgicas, observándose resultados tan satisfactorios que todavía hoy muchos cirujanos recomiendan este aceite puro como la mejor opción de acelerar el proceso de cicatrización de una lesión importante en la piel, a condición de que la lesión sea reciente.

Hablamos de cicatrices quirúrgicas pero también de las causadas por accidentes, de quemaduras profundas y de marcas de acné.

Cremas con rosa mosqueta

A finales del siglo XX la industria cosmética se hizo eco de las propiedades del aceite de rosa mosqueta y el mercado se llenó de líneas que incluían este ingrediente. Incluso se recomendaba usar aceite de rosa mosqueta para el pelo, con el fin de evitar las puntas abiertas.

Bajo las promesas alentadas por el marketing hubo quien comprobó que las propiedades del aceite de rosa mosqueta para el cuidado de la piel se diluyen de la misma forma en que este ingrediente deja de ser puro y de calidad, pero no sucede lo mismo con las contraindicaciones. Las personas con acné o granos que usaban cremas con rosa mosqueta en su cutis solían empeorar el aspecto de su piel, aunque el aceite puro elimina las marcas de acné.

¿Qué sucedía? Que el aceite de rosa mosqueta es comedogénico y, para colmo, fotosensible. Dicho de otro modo, las pieles con acné empeoran si se les aplica aceite de rosa mosqueta puro o en forma de crema y, para colmo, si se usaban estas cremas sin protección solar (recordemos que a finales del siglo XX había poca concienciación sobre los efectos del fotoenvejecimiento) es frecuente que aparezcan manchas de pigmentación temporales.

Las líneas de rosa mosqueta para la cara perdieron la apreciación de parte de la clientela, pero se mantuvo el aprecio de las cremas corporales para prevenir la aparición de estrías. De todas formas, lo mejor para prevenir estrías o para tratar las estrías rojas es aplicarse el aceite puro.

Aceite de rosa mosqueta para la cara y su uso en farmacología

El aceite de rosa mosqueta puro se mantuvo en el mercado y sigue siendo muy apreciado por el público que, ahora sí, sabe cómo debe utilizarlo. En el rostro, se puede usar puro en pieles muy secas o bien combinado con otros aceites, para lograr texturas que se adaptan a todo tipo de piel, incluso opciones que pierdan la comedogenicidad.

Ahora la gente con problemas de acné ya sabe que solo debe usar rosa mosqueta en las marcas, pero no en todo el rostro, y casi todos los usuarios de este aceite dejan su uso para la noche o bien lo compaginan con una protección solar elevada.

Los médicos siguen recomendando su uso, conociendo ahora cómo funciona su efecto epitelizante. También se usa con éxito en el tratamiento de algunas ulceraciones varicosas. El mayor interés del aceite de rosa mosqueta en medicina es su uso en la mejora de la apariencia de cicatrices en general, y en particular en el caso de las atróficas y las hipertróficas.

En la actualidad cualquier farmacia dispone de al menos una marca de aceite de rosa mosqueta puro de primera presión en frío, mientras que las herboristerías ofrecen tanto el producto inalterado como formulaciones adaptadas a todo tipo de cutis, enriquecidas a veces con aceites esenciales para complementar su acción en el cuidado de los diferentes tipos de piel.

También hay una clientela incondicional del aceite de rosa mosqueta que busca adquirirlo puro y de calidad para luego darle varios usos: aplicación directa en cicatrices o estrías, mezcla con cremas cosméticas para el tratamiento de las primeras arrugas o de la piel muy seca en zonas concretas o, incluso, para usarlo como tratamiento prelavado en cueros cabelludos muy secos o atópicos.

Cada cierto tiempo aparecen en el mercado de la cosmética natural nuevos aceites a los que llaman oro líquido. El aceite de argán y el aceite de marula son los ejemplos más sonados. Sin embargo, no logran desplazar al viejo aceite de rosa mosqueta porque no poseen sus mismas propiedades.

En la actualidad se estudian los efectos del aceite de rosa mosqueta puro en la reparación de daños causados por el fotoenvejecimiento y los resultados parecen más que interesantes. Hablamos de un daño en la piel que, en teoría, no tiene solución en cuanto a las capas más profundas y del ADN, ¿o tal vez sí? Pronto lo sabremos. Toda una generación espera impaciente los resultados de estos estudios.

Formatos y conservación

El aceite de rosa mosqueta puro se encuentra disponible en varios formatos, aunque aconsejamos buscar siempre envases de vidrio ambarado, cristal violeta o porcelana para que preserven sus propiedades.

Los tamaños grandes han contribuido a rebajar el precio unitario del producto, si bien hay que tener presente que el aceite de rosa mosqueta se enrancia con facilidad, perdiendo buena parte de sus propiedades cosméticas y medicinales.

La solución adoptada por muchos distribuidores ha sido la adición de pequeñas cantidades de vitamina E, antioxidante natural que no merma las propiedades del aceite de rosa mosqueta, si bien un pequeñísimo porcentaje de la población puede tener problemas de tolerancia a la vitamina E tópica y deberá seguir adquiriendo sus aceites en pequeños envases, con una fecha de caducidad mínima garantizada de solo tres meses.

En cualquier caso, el aceite de rosa mosqueta funciona como epitelizante y como tratamiento de diversas cicatrices, aunque las personas con acné no deberían aplicarlo en toda la piel, tan solo en las marcas recientes. Dependiendo del uso que se le vaya a dar, facial o corporal, será conveniente elegir un formato menor o mayor y también se puede adquirir adaptado a pieles grasas mediante la mezcla con otros aceites vegetales.

La expansión del aceite de rosa mosqueta por el mundo

La competencia en el mercado se ha traducido en un aumento de la producción a nivel mundial y esto, a su vez, en que por fin este aceite no es un producto de lujo en regiones donde la planta de la rosa mosqueta no crece de manera natural. Alemania, Suecia, Estados Unidos Japón y Suiza son los principales importadores a nivel mundial, siendo todos ellos países con una importante industria cosmética, lo que pone de manifiesto las bondades del aceite puro, que compite y desplaza a los productos manufacturados de cada país importador.

Algunos de ellos, como Suiza o Estados Unidos, exportan las formulaciones naturales adaptadas a pieles grasas o mixtas junto con productos pensados para uso corporal o capilar. Todo dentro del nicho de la cosmética 100 % natural.

En resumen, podemos decir que el aceite de rosa mosqueta puro cunde más en el cuidado de las pieles secas y es la mejor opción para el tratamiento de cicatrices y la prevención de estrías. Hay que destacar que el empeño en que todo tipo de piel pueda usar productos con una presencia relevante de este ingrediente en sus formulaciones es una prueba más de su efectividad, y es que pocos aceites pueden competir con las propiedades de la rosa mosqueta bien utilizada.

Artículos relacionados del aceite de rosa mosqueta.